La basura del turismo enfrenta poderes en Punta Cana
PUBLICIDAD X
CONTINUAR A CDN.COM.DO
En Vivo

La basura del turismo enfrenta poderes

La basura del turismo enfrenta poderes en Punta Cana

La Altagracia, RD.- La basura del más importante destino turístico del país enfrenta a sus principales autoridades municipales.

Punta Cana y sus zonas aledañas producen 400 toneladas diarias de basura que van a parar a vertederos a cielo abierto.

La propuesta de un relleno sanitario lejos de traer aires de solución es planteada como una condena por los residentes en la otra banda de Higüey una comunidad que asegura no cambiará salud por empleo.

De 350 vertederos divididos entre los 158 municipios del país Higüey tiene cuatro, sortean 400 toneladas de basura diaria.

Municipios con sus propios botaderos de basura

Higüey, La Otra Banda, Verón- Punta Cana y Nisibón cada municipio con su propio botadero, una contaminación que ya superó los límites y que destila permanentes líquidos tóxicos o lixiviados que van al subsuelo de una de las zonas del país con más aguas subterráneas.

Para entender esta contaminación es necesario conocer el suelo de los 1705 kilómetros cuadrados del municipio de Higüey, es una zona costera con superficie de roca caliza

Comprende un circuito de cavernas único en República Dominicana que va desde Macao hasta la desembocadura del Rio Chavón.

Con más de 100 cenotes o lagunas que se forman de brotes de agua subterránea.

Alerta ambiental

Protestas en La Otra Banda iniciaron una alerta ambiental que sus nativos reclaman sea escuchada.

Se trata de la reacción a la noticia de un relleno sanitario que en los papeles figura como “Relleno Sanitario Vermont” nos referimos al permiso ambiental número 3998-21.

Este permiso autoriza iniciar trabajos de construcción y operación con el método de trinchera de residuos sólidos.

Nos trasladamos al corazón del conflicto.

En el lugar hay dos excavaciones gigantes a ambos lados de la carretera, es lo que quedó luego de una gran mina de caliche.

La primera reacción del director distrital es que él ni su comunidad conocían del proyecto pese a que se firmó que fueran el basurero del municipio.

Desconoce si hay un estudio de impacto ambiental.

Y se apega a defender barrios que dice se encuentran muy cerca.

Hicimos el ejercicio de medir distancias en línea recta la comunidad Cruz del Isleño se encuentra a 2 kilómetros.

La Otra Banda se encuentra a tres Kilómetros.

Resulta extraño que un proyecto de alto impacto ambiental no haya sido socializado y se manejara cual asalto según manifiestan.

A esta versión de soberbia política se suman los vocales, quienes acusan al alcalde del municipio cabecera de aprobar la moción, desconociendo que La Otra Banda tiene dolientes.

Miedo

Muestran estar desorientados, sin información que les dé garantías de sostenibilidad para su comunidad.

En igual condición están los residentes.

Tal es el caso de Juana, una mujer que lava en el patio de su casa cuando la interrumpimos para saber qué conoce sobre el relleno de basura que tendrá como vecino.

El miedo de si esto enfermará a sus hijos y nietos o si tendrá que abandonar por contaminación la casa que construyó con esfuerzo la aterra.

Pero, ¿se trata de un miedo imaginario o hay reales razones para preocuparse por la construcción de este relleno en la comunidad de La Otra Banda?

Enfoque técnico

Para debatir sobre este enfoque técnico nos encontramos con el veterano ingeniero Osiris de León.

Revisamos un documento llamado permiso ambiental firmado por Medio Ambiente.

Y uno que viene a ser la cédula del proyecto, es una declaración de impacto ambiental que en toda su narrativa de 190 páginas bautiza el proyecto como “vertedero controlado”.

La declaración de impacto ambiental repite que el proyecto corresponde a la construcción de un “vertedero controlado” establece que contempla:

  • manejo de biogás
  • recolección y tratamiento de lixiviados
  •  así como el cubrimiento periódico de los residuos
  •  y separación de los reciclables.

El geólogo muestra asombro de que a estas alturas el estado otorgue permisos para vertederos controlados.

Las aguas subterráneas de la zona, según este informe, fueron encontradas a unos 26 metros.

Las aguas en la profundidad se desplazan de Norte a Sur.

Aunque no deja claro qué compromiso tendrían esas aguas con la hotelería que depende en un 100 % de las aguas subterráneas.

28,200 kilómetros cuadrados suponen el conflicto no solo de ubicación, como establece la comunidad.

Osiris de León,  quien ha sido asesor especial de la presidencia en materia ambiental considera la propuesta traiciona el concepto de relleno sanitario.

Una muestra es que no proyecta solución a futuro ya que su vida útil seria de 10 años según la propuesta, explica.

Permiso ambiental para tratar basura

A propósito de bajo qué condiciones fue otorgado un permiso ambiental nos encontramos con el Ministro de Medio Ambiente.

Señala que el permiso no supone una licencia de operación y que oportunamente debe producirse un llamado a licitación.

El conflicto pone a la luz un contrasentido de la Ley de Compras que manda a tener una logística instalada previo a someterse a una licitación.

Pero, ¿se hacen estas millonarias inversiones a menos que el contrato esté garantizado?

La verdad es que tenemos casos como el de Haina donde luego de una inversión millonaria y varias autorizaciones la comunidad impidió la instalación de un relleno sanitario.

“Vertedero controlado Vermont”

Otra zona que tiene enfrentada a la comunidad con sus autoridades es el posible destino final de la basura de Santo Domingo Este.

En el consejo de regidores de Higüey donde fue aprobado el proyecto “Vertedero controlado Vermont” de 14 regidores, nueve votaron a favor y cuatro en contra.

Mientras esto ocurría, el Consejo Distrital de la Otra Banda dice no haber sido enterado sino que luego fueron alertados por un regidor contrario al proyecto.

Sin camiones pesados a la vista, el proyecto luce paralizado luego de una sesión extraordinaria de la dirección distrital de la Otra Banda en la que invocan que el municipio cabecera no puede ignorar sus atribuciones de regular en su demarcación, según la ley de municipios y disponen la paralización de la obra, pero, ¿hasta cuándo podrán conseguirlo?

Ley de Residuos Sólidos

Una de las decisiones históricas tomadas por el presidente Abinader a su llegada fue la publicación de la Ley de Residuos Sólidos.

Un mandato de esta ley es hacer desaparecer los 350 vertederos del país en tres años.

En esta carrera el país está contra el tiempo y esa es la razón por la que por decreto presidencial ocho vertederos fueron declarados de interés nacional en febrero de este año.

Los municipios cuyos vertederos fueron declarados de interés nacional con el decreto 62-21 son:

  • Santo Domingo Este
  • Punta Cana
  • Puerto Plata
  • Haina
  • Las Terrenas
  • Nagua, Higüey
  • Samaná

Cuatro meses después la dirección de Proyectos Estratégicos y Especiales de la Presidencia (Propeep) que dirige Neney Cabrera declaró un procedimiento de excepción por urgencia para la contratación de servicios para mejoramiento de manejo de desechos bajo el argumento de que el proyecto es urgente y no estaba previsto en el presupuesto del año.

La urgencia supone una simplificación de las formalidades de compra y contratación del estado.

Dominicana Limpia

Aunque intentamos, ha sido imposible conversar con Cabrera.

Cabrera tiene a su cargo la mayor parte de los recursos antes asignados a “Dominicana Limpia”, proyecto encargado de hacer desaparecer los vertederos.

En todos los conflictos de basura que hemos realizado, su silencio ha sido el denominador común.

Otro denominador común es que el empresario Cabrera viene a ser juez y parte.

En el anterior gobierno era el principal suplidor de “Dominicana Limpia”, según estableció el mismo Domingo Contreras anterior director.

Actualmente Cabrera es quien encabeza en nombre del estado los proyectos de remediación de vertederos.

Lo que evidencia un gran conflicto de intereses.

Fuimos a encontrarnos con el alcalde de Higüey, Rafael Barón Duluc.

La basura es el principal tormento

Barón Duluc cuenta que la basura es el principal tormento que encontró a su llegada al cargo.

El 21 de julio del 2021 una publicación confirma una convocatoria de la alcaldía para que cualquier empresa con permiso de Medio Ambiente.

Un permiso para operar un relleno sanitario en Higüey remitiera documentación y se presentara.

Abordado sobre la denuncia del liderazgo del distrito de la Otra Banda niega haber impuesto la obra de manera arbitraria.

El alcalde manifiesta su apoyo rotundo al “Vertedero controlado Vermont” asegurando la contaminación que produciría dista de un vertedero a cielo abierto y es urgente en la zona.

Aunque la versión técnica que buscamos establece que los pasivos ambientales de extracción de materiales no deben convertirse en un gran relleno de basura, para el alcalde es un tema de presupuesto y de logística haber encontrado una gran cantera lista.

Según su planteamiento, el “Vertedero controlado Vermont” nombre con el que lo denomina la declaración de impacto ambiental, se establecería en el punto de menor efecto al turismo.

No cruzaría por comunidades habitadas de La Otra Banda y estaría en un punto medio para los territorios que depositarían sus desechos.

Proyecto de basura cero

El ingeniero Osiris de León, quien ha sido asesor científico del Poder Ejecutivo, establece que un "proyecto de basura cero" enfocado en un total reciclaje puede ubicarse cerca del área urbana sin que represente una amenaza.

Pero estamos ante un estudio de impacto ambiental que repetidamente declara su proyecto como un “vertedero controlado”.

Organizamos encontrarnos con representantes de la empresas CROZIER SRL, promotores del proyecto, aunque sus accionistas son dominicanos se asignó encontrarnos con Max Da Silva un extranjero a cargo de la gestión técnica.

Establece que el estudio ambiental se hizo antes de publicada la Ley de Desechos Sólidos.

Por tal razón se utiliza el término “Vertedero controlado”. También dijo  que asumieron los cambios para alinearse al concepto de relleno sanitario.

 Adecuaciones para un relleno sanitario

Defiende que posterior al estudio de impacto ambiental se hicieron adecuaciones para un relleno sanitario por mandato de Medio Ambiente, razón por la que los documentos se contradicen.

Pese a la oposición de la comunidad las cosas van muy lejos, informa que las geomembranas a instalar ya están compradas en una especie de no hay vuelta atrás.

El actual choque de trenes de Higüey da una idea de cuan caótica puede ser la desaparición de los vertederos.

Esto si las comunidades no tienen pertenencia, información oportuna y garantías de que la transformación de su basura no retornará en enfermedad y contaminación.

Siendo apenas el comienzo de un gran proyecto las autoridades deben hacer la tarea, sin consenso será mucho más difícil.

Los líderes en conflicto coinciden en que los vertederos deben desaparecer.

En la comunidad de La Otra Banda la oposición radica en el miedo de contaminación de los barrios cercanos.

Aunque visto el fondo, hace falta un debate compromiso sobre el modelo de manejo que representaría este “Vertedero controlado” como ellos le han llamado.

Autor: Addis Burgos

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

AnteriorDesignan al coronel Diego Pesqueira como vocero de la PN
SiguienteEl 90 % nacimientos en Maternidad de Los Mina son de madres haitianas