Así vive el primer municipio de Argentina con el 100 % de los adultos vacunados contra COVID-19
PUBLICIDAD X
CONTINUAR A CDN.COM.DO
En Vivo

Así vive el primer municipio de Argentina con el 100 % de los adultos vacunados contra COVID-19

Así vive el primer municipio de Argentina con el 100 % de los adultos vacunados contra COVID-19

La campaña no fue fácil y requirió que las autoridades recorrieran las calles para hablar con los vecinos y convencerlos

Argentina suma nueve semanas de disminución ininterrumpida de casos de COVID-19, mientras que en las últimas siete semanas se han reducido las muertes relacionadas con la pandemia.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, afirmó que ya no quedan zonas con alarma epidemiológica y agregó que esto responde a la implementación de una campaña de vacunación sin precedentes en la historia del país.

En este contexto se destaca la localidad Punta Indio, siendo la primera donde ya se ha logrado inocular al 100 % de su población adulta. Y RT visitó esta municipalidad ubicada a 160 kilómetros de Buenos Aires para traer información de primera mano.

Recuperar la rutina

En Punta Indio se aplicaron más de 8,000 primeras dosis y 4 de cada 10 de los inscriptos tiene el esquema de vacunación completo. Se trata de todo un hito que le permitió a los residentes, como en el caso de Inés Llanos, retomar sus rutinas como antes de la pandemia.

Esta ama de casa hace sus compras mientras charla con sus vecinos y hasta se da el lujo de tomar un café sin temores. Luce orgullosa su carnet de vacunación porque haber recibido la Sputnik V la deja más cerca de sus afectos.

"Yo soy muy 'besuquera', digamos, de abrazarnos y compartir con la familia, somos poquita familia pero compartir, extrañé mucho eso, extrañé mucho mucho. Había días que lloraba por eso, pero después se me pasaba porque pensaba en la salud, estar bien para poder ver. A mi bisnieta no la conozco", expresó la mujer.

Adiós a la angustia

Gustavo Martínez, otro habitante del municipio, fotógrafo de profesión, no sale demasiado a pesar de haber completado el esquema de inmunización. Sus problemas respiratorios lo obligaron a dejar el trabajo presencial y su casa pasó a ser el refugio más preciado.

Se conecta con las plantas, sus perros y sus pájaros como una especie de terapia para pasar el tiempo. Además, recuerda perfectamente que al recibir el primer componente se liberó de la angustia que lo afligía desde marzo de 2020.

"Mi esposa es docente y ella sí salía a trabajar, pero yo estaba dentro de mi casa y acuérdense que en la primera etapa de la pandemia había que hasta pasarnos en el calzado lavandina y había que lavar todos los productos y había toda una psicosis porque todavía no estaba como estamos hoy con mucha más información. Así que todo el tiempo ese miedo. Cuando me vacunaron por primera vez, sentí que me saqué casi tres cuartos de la 'mochila' [peso] que tenía", confiesa el hombre.

Los primeros antídotos llegaron sobre el final del 2020 y si bien no es posible escoger qué vacuna aplicarse, en esta ciudad hay una marcada preferencia por el fármaco desarrollado por el centro ruso de Gamaleya.

"Se empezó a hablar de un 95 % [de eficacia], que con una primera dosis ya teníamos más del 70, o casi el 80 y en la segunda íbamos a tener un 95 y bueno, si me dan a elegir, esto es como cualquier cosa que vos pudieras elegirlo, si me dan a elegir una, quiero esa", aseguró Gustavo.

Predicar con el ejemplo

Sin embargo, la campaña de vacunación no fue fácil. Hubo que recorrer las calles de la ciudad más importante del distrito para persuadir a muchos que no estaban convencidos de inocularse. Los dirigentes de todos los partidos políticos —entre ellos Hernán Y Zurieta, el intendente de Punta Indio— fueron los primeros en poner el brazo como muestra de confianza.

"El camino es, desde ese primer momento que no teníamos a la vista una solución, a la pandemia la vamos a resolver con vacunación. Entonces creemos que es importante transmitir eso, Punta Indio hoy vive en una pandemia con una tranquilidad tan grande que hoy no tenemos internados en el hospital, los casos que tenemos son muy poquitos y los vamos monitoreando por teléfono", comentó Zurieta.

Solo once habitantes de los más de 10.000 murieron a causa de la enfermedad. Los recuerdan con nombre y apellido porque aquí todos conocen a todos. Mientras tanto, la vida sigue adelante con las típicas rutinas de grandes y chicos que coexisten con un centro de vacunación y testeo funcionando a todo vapor para superar las metas logradas.

Fuente: RT

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

AnteriorOla delictiva y criminalidad preocupa provincia de Santiago
SiguientePedro Botello responderá a decisión Cámara de Diputados que lo suspendió por dos meses