Gobierno español asegura no compró test rápidos defectuosos a China, sino a través de un proveedor nacional
PUBLICIDAD X
CONTINUAR A CDN.COM.DO
En Vivo

Gobierno español asegura no compró test rápidos defectuosos a China, sino a través de un proveedor nacional

Sanidad afirma en una nota de prensa que la partida de test rápidos ya ha sido devuelta

El Ministerio de Sanidad asegura que no compró los test rápidos de coronavirus defectuosos directamente a China sino a través de un proveedor nacional, del que no ha facilitado el nombre.

El departamento que dirige Salvador Illa ha salido al paso de la información adelantada este jueves por EL PAÍS según la cual los análisis preliminares a los test rápidos comprados para ampliar la detección de casos positivos y cumplir así las recomendaciones de la OMS han demostrado que tienen una sensibilidad muy baja y que da muchos falsos negativos. Los expertos que los han analizado aseguran que no sirven.

Sanidad afirma en una nota de prensa que la partida de test rápidos ya ha sido devuelta y que contaba con homologación europea para su compra y comercialización en todo el espacio comunitario. Añade asimismo que la operación no está relacionada con la compra de material sanitario anunciada este miércoles por el ministro Salvador Illa y que se inició antes de que las autoridades chinas facilitaran nuevos listados de sus proveedores al Gobierno de España.

El Gobierno afirma que “hace varias semanas” que inició contactos con varias empresas para la adquisición de test diagnósticos, de los cuales existen varios sistemas en el mercado. Añade que esta partida comprada a un proveedor nacional contaba con el sello CE, que garantiza que puede venderse en toda Europa porque cumple la normativa de la Unión Europea.

El coordinador de Emergencias, Fernando Simón, ha mencionado durante su comparecencia diaria que se trata de 9.000 pruebas, frente a las 640.000 que el ministerio dijo el domingo pasado que había comprado y estaban empezando a distribuir. De ello se deduce que en realidad solo habían llegado esas 9.000 del total anunciado. Este diario preguntó el miércoles al ministerio cuánto ha pagado por este envío y cuántos kits están ya en España. Aún no ha recibido respuesta.

Los test rápidos de antígeno de la empresa Bioeasy no funcionan bien al presentar una sensibilidad muy baja, del 30%, cuando esta debería ser superior al 80%. De empezar a emplearse con sanitarios o con personas en residencias de ancianos, la población con la que se iba a empezar a hacer el cribado para saber cuántos infectados hay realmente, daría muchos falsos negativos, lo que provocaría que no se detectara a personas contagiadas. Varios laboratorios de microbiología compararon los resultados de estos test con las pruebas PCR, que emplean una tecnología molecular y son más lentas pero más seguras, y no coincidían: muchos positivos por PCR aparecían como negativos con estos kits. Por eso los expertos recomendaron no usarlos.

La Embajada de China en España ha asegurado este jueves en su cuenta oficial de Twitter que los kits de test rápidos fueron comprados a una empresa sin licencia. El Ministerio de Comercio de China ofreció al Ministerio de Sanidad “una lista de recomendaciones de proveedores clasificados” entre los que no se encontraba la compañía Bioeasy, asegura la Embajada de China, que añade que la empresa todavía no tiene “licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos”.

Horas después la empresa Bioeasy hizo llegar al Gobierno una carta, que este distribuyó a los medios de comunicación, en la que asegura que cumple con todos los requisitos para exportar a la Unión Europea y se ofrece a volver a enviar los test “para asegurar la sensibilidad y especificidad y ayudar a España a luchar contra la Covid-19”. Bioeasy no respondió a las preguntas que le hizo EL PAÍS el martes pasado por correo electrónico.

Más allá de la polémica donde se compraron los test y si hubo intermediario, lo cierto es que el Ministerio de Sanidad ha confirmado que no sirven. Al analizarlos, sus características no se corresponden con las especificaciones, según ha dictaminado el Instituto de Salud Carlos III.

Fuente: El Pais